CARTA PARA FIRMA DE LÍDER RELIGIOSO

¡FIRME LA CARTA!

DIGA A LA ONU que RETIRE EL INFORME QUE ATACA las

LIBERTADES RELIGIOSAS

 

Un nuevo informe de la ONU emitido por el Relator Especial de la ONU sobre la libertad religiosa o de creencia hace un llamado a los gobiernos para que legalicen el aborto, eliminen las cláusulas de conciencia para profesionistas de ramo médico, ordenen la controvertida educación integral en sexualidad comenzando desde la edad de 10 años, y legalicen los controvertidos derechos LGBT, irónicamente, todo bajo la bandera de promover la libertad religiosa. Ayude a detener este informe que está programado para ser presentado a la Asamblea General de la ONU en el otoño de 2020.

PROTEGER LAS LIBERTADES RELIGIOSAS

Carta para firma de líderes religiosos

Nosotros, como líderes religiosos representando a diversas religiones en todo el mundo, estamos profundamente preocupados por un reciente informe emitido por el Relator Especial de la ONU sobre la libertad de religión o de creencia (A/HRC/43/48). De manera alarmante, este informe, bajo la bandera de proteger la libertad religiosa, en su lugar, distorsiona y socava a la libertad religiosa.

 

Por tanto, hacemos un llamado a todos los Estados Miembros de la ONU a que rechacen este informe ultra vires, y que las entidades propias de la ONU eliminen este informe de los registros de la ONU.

 

Es requerido que los Relatores Especiales de la ONU sean protectores imparciales de los verdaderos derechos humanos, y sin embargo este Relator ha buscado avanzar una noción distorsionada de los derechos humanos a expensas de los universalmente reconocidos derechos religiosos.

 

Distorsiones de los derechos humanos
En todo el informe, el Relator, utiliza los conceptos de los ampliamente disputados y controvertidos derechos sexuales, para contraatacar a los bien establecidos derechos de libertad religiosa, siendo el deber y obligación del Relator Especial protegerlos. Unos pocos ejemplos de los flagrantes ataques a las libertades religiosas del reporte incluyen:

 

  • Falsamente afirma que las protecciones a menores de los controvertidos “programas de educación en la sexualidad” y las fuertes protecciones legales para niños nonatos violan los supuestos “derechos sexuales y reproductivos”, término que ha sido rechazado por muchos Estados Miembros de la ONU en documentos de consenso de la ONU.

 

  • Declara que las cláusulas de conciencia (que protegen el derecho de una persona de no ser obligada a actuar en formas que violen sus creencias religiosas), constituyen “discriminación.”

 

  • Estigmatiza y etiqueta como “terapia de conversión”, cualquier terapia que afirme y defienda a “personas lesbianas, gais, bisexuales, trans o no conformes con su género” en su meta de alinear la percepción interna de su género con su sexo biológicootorgado por Dios, o su comportamiento sexual para ser congruente con sus propios valores y creencias personales. De hecho, el informe llama dicha terapia, que ha ayudado a innumerables individuos, “violencia basada en género.”

 

  • Cita a múltiples ultra vires, y pronunciamientos no vinculantes del Comité de Derechos Humanos en apoyo a intentos equivocados para redefinir el término “sexo” en los tratados vinculantes para abarcar protecciones especiales para la orientación sexual e identidades de género incluyendo el “estatus trans.”
LEER MÁS

Recomendaciones Ultra Vires

 

El reporte del Relator Especial concluye con las siguientes recomendaciones ultra vires:

 

  • Invoca a los Estados para asegurar un derecho de los adolescentes a la “educación integral en sexualidad, en línea con estándares internacionales.” Los “estándares internacionales” citados son la “Guía Técnica Internacional en Educación de la Sexualidad”, que nunca ha sido considerada o acordada por Estados Miembro de la ONU. De hecho, ésta constituye uno de los más controvertidos documentos jamás impulsados por agencias de la ONU, ya que promueve a la niñez, entre otras cosas, el aborto, la ideología transgénero, el placer sexual y un derecho de los menores a comprometerse con sexo heterosexual u homosexual.
  • Invoca a los Estados para asegurar un “derecho” y acceso a “servicios de salud reproductiva” para adolescentes y personas  LGBT+.” Ya que la ONU define “adolescentes” a personas muy jóvenes a partir de la edad de 10 años, esto viola los derechos de los padres a guiar el cuidado de la salud de sus hijos. También puede ser interpretado como un derecho al aborto y/o a terapia dañina, experimental, hormonal del sexo opuesto o cirugías para menores, sin consentimiento parental.

 

  • Invoca a los Estados a rechazar leyes que son promulgadas en referencia a consideración religiosa que 1) penalice el adulterio; 2) regulen comportamiento basado en “orientación sexual o identidad de género o expresión real o percibida”; o que 3) penalice el aborto en todos los casos.

 

  • Invoca a los Estados para que terminen con cualquier práctica religiosa que viole las controvertidas ideas del Relator sobre derechos LGBT+” aunque no exista ningún tratado vinculante ONU que siquiera mencione derechos LGBT+, y sin embargo múltiples tratados vinculantes protegen derechos de libertad religiosa.[1] Para esclarecer, apoyamos la protección de todos los derechos humanos universalmente reconocidos para todos los individuos que se identifican como LGBT. Pero, no apoyamos derechos especiales por comportamientos sexuales.

 

  • Apela a los Estados a “retirar reservas de tratados centrales de derechos humanos” si están basadas en “consideraciones religiosas.”

 

Por tanto, hacemos un llamado a todos los Estados Miembro ONU a que rechacen los enormes abusos a la libertad religiosa, los cuales son desenfrenados a través de este reporte y exigimos que el actual Relator Especial sobre libertad religiosa o creencia sea reemplazado con un experto neutral e imparcial en derechos de libertad religiosa quien opere dentro de su mandato y trabaje activamente para proteger libertades religiosas en lugar de utilizar su puesto en distorsionarlas y socavarlas.

 

Respetuosamente

 

[inserte aquí su firma]

___________________

[1] Convención sobre los Derechos del Niño (CRC), Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares (ICMW), Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial (ICERD).

 

 

 

 

 

Esta carta será enviada a:

 

TODOS LOS EMBAJADORES DE LAS NACIONES UNIDAS REPRESENTANDO A LOS 193 ESTADOS MIEMBRO (EN NUEVA YORK Y GINEBRA)

 

António Guterres,
Secretary-General of the United Nations

 

Michelle Bachelet,
UN High Commissioner for Human Rights

 

Elisabeth Tichy-Fisslberger,
President of the Human Rights Council

 

Tijjani Muhammad-Bande,
President of the General Assembly

 

Cyril Ramaphosa,
Chairperson of the African Union

 

Yousef Bin Ahmad Bin Abdul Rahman Al-Othaimeen,
Secretary General of Organization of  Islamic Cooperation

 

FIRMAR LA CARTA

RECURSOS

Resúmenes Políticos y Artículos